San Luis: Una construcción de vanguardia: inauguraron la obra civil del Hospital “Doctor Ramón Carrillo”

 “Esto nació de un sueño, con muchísimos soñadores; tardamos dos años y cuatro meses y lo logramos”, expresó emocionado, el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, al recibir formalmente este viernes, la obra que comenzó a construirse el 26 de diciembre de 2018, y que ya es en una referencia histórica para la salud pública del país.

 

El nuevo complejo sanitario cuenta con una superficie aproximada que supera los 50.000 metros cuadrados, con diferentes pisos y servicios, un helipuerto, 40 residencias médicas y una ubicación estratégica, no sólo por su accesibilidad, sino también por su mimetización con el paisaje.

 

 

 

Cristian Rasmussen, jefe del Programa Grandes Obras de Arquitectura, se refirió a las características del nuevo Hospital “Ramón Carrillo”, emplazado frente a la Ruta 7, desde donde cualquier transporte público hasta un particular puede acceder fácilmente.

 

Es una inversión que hizo el Gobierno provincial de aproximadamente 8 mil 900 millones de pesos, “que comprende la obra civil, infraestructura y la totalidad del equipamiento médico”, detalló el funcionario.

 

Rasmussen describió que se trata de una estructura hospitalaria donde cada ala tiene definida sus funciones y sus sectores técnicos específicos. Todo concluye a una estructura en forma de ameba, que es el lobby central donde está la recepción al público, desde allí se puede acceder a todos los sectores, con distintos servicios, siempre con el control de los puestos estratégicamente colocados en el remate de cada una de estas alas.

 

En relación a los espacios exteriores, donde la intervención total es de alrededor de 30 hectáreas, se tuvo en cuenta todo un diseño de red vial, tanto para el particular que viene a hacer uso del hospital, como para los sectores técnicos específicos, las ambulancias, que tienen un acceso totalmente diferenciado, para que se mezcla con la circulación general.

 

Está compuesto por un sistema de rotondas y de circulaciones en donde se puede diferenciar el acceso específico para los proveedores, el retiro de residuos, las provisiones para los sectores técnicos en la parte trasera de la sala de máquinas, además para las proveedurías y todo el funcionamiento de insumos que genera este hospital.

 

“Teniendo en cuenta que esta intervención está al pie de las sierras, se buscó con el diseño mimetizarse un poco con el entorno, generando una constante comunicación del interior con el exterior, logrando ver siempre, desde las habitaciones y los sectores públicos, la presencia del verde y la naturaleza”, explicó el encargado del Programa Grandes Obras de Arquitectura.

 

El diseño general del hospital fue ejecutado con una estructura de hormigón premoldeado; después, una combinación con la parte principal, que es el lobby, que tiene netamente la presencia de vidrio, y también el uso de materiales nobles hace que contenga un envolvente metálica que hace a la vez no solo a cuestiones estéticas y artísticas, sino que cumple una función de tamizador de la luz y de radiación solar, concibiendo que dependiendo de los puntos cardinales de donde llega la radiación del sol, según la hora del día, genera diferentes tipos de sombras, favoreciendo la térmica sustentable del edificio, y genera de esta manera una especie de fachada ventilada donde propicia un mejor confort al interior del nosocomio.

 

El arquitecto agregó que se trata de una estructura metálica del tipo de estereoestructura, con una combinación de diferentes piezas geométricas, con un juego de triángulos puestos de manera aleatoria, siendo más densa en las caras en donde recibe más radiación solar y teniendo menos presencia donde, de acuerdo a la estación del año, necesita mayor presencia del sol en la fachada, para que pueda ingresar el sol a todos los espacios que están dando a este punto.

 

También contiene una serie de patios interiores donde todas las habitaciones de internación tienen contacto permanente con el espacio exterior “que le da mayor presencia de ventilación natural y de radiación solar ”, indicó el especialista.

 

Finalmente, Rasmussen señaló: “Se ha hecho un diseño paisajístico muy cuidado, tratando de posibilitar que además de ser un centro de salud, sea un lugar mucho más agradable y ameno para todas las cuestiones que se cursan en este tipo de edificios”.

 

La obra civil del flamante Hospital Central “Doctor Ramón Carrillo” quedó inaugurada este viernes, durante un emotivo acto del que participaron como visitantes ilustres, el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero; la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti y el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis. Además, un grupo reducido de invitados especiales, por las exigencias sanitarias.

 

En su discurso, el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, mencionó a las autoridades locales presentes, con especial reconocimiento a los que están involucrados en la lucha contra el Coronavirus, las empresas constructoras y todos los directores de los hospitales de San Luis que se encontraban presentes de manera virtual.

 

“Hoy simbólicamente y con emoción, vi como el ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Alberto José Rodríguez Saá, le entregó la llave a la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo”, expresó el primer mandatario, y agregó: “Terminamos el cemento, ahora el Ministerio de Salud le tiene que poner alma al cemento, y eso tardará un período más; antes de un año se estarán inaugurando todos los servicios, porque las capacitaciones para usar la alta tecnología con la que está equipado este hospital, requiere un tiempo de capacitaciones”.

 

 

 

 

 

Luego del descubrimiento de una placa en el acceso, con forma de mapa de la provincia de San Luis y la entrega simbólica de las llaves del centro asistencial a la cartera de Salud, se procedió al corte de cintas y al descubrimiento de una escultura en tamaño real del Doctor Ramón Carrillo, realizada por el Estudio Pugliese.

 

Acompañado por los funcionarios nacionales, la jefa de Gabinete de Ministros de San Luis, Natalia Zabala Chacur; la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo; la ministra de Ciencia y Tecnología, Alicia Bañuelos, y la directora de la sociedad del Estado “Ramón Carrillo”, María José Zanglá, el gobernador inició una recorrida por las principales áreas de este hospital, que cuenta con cinco certificaciones de calidad nacionales e internacionales, entre otros reconocidos estándares.

 

El gobernador destacó el buen clima de diálogo y convivencia con el gobierno nacional, y enumeró las obras en marcha que San Luis fueron encaradas con el apoyo de la gestión de Nación.

 

“Son 400 camas y 16 quirófanos, que también permiten observar a los estudiantes y a la vez estar comunicados con un médico que esté en cualquier parte del mundo, ayudando en la operación”, destacó Rodríguez Saá, como ejemplo de la magnitud del flamante centro asistencial, y añadió: “Esto nació de un sueño, con muchísimos soñadores, tardamos dos años y cuatro meses y lo logramos; los sueños se tienen para ser realizados; acá soñamos y acá está la obra”.

 

También agradeció la presencia del nieto de Ramón Carrillo, e hizo un recorrido por la vida del recordado médico, y comentó el impacto que le causó en su militancia cuando en su juventud, leía y observaba imágenes, de la gestión del primer ministro de Salud de la República Argentina.

 

Antes de los discursos, fueron depositadas en una urna varias fotografías de las diferentes etapas que llevó la construcción del hospital. La primera fue el de la colocación de la piedra fundamental, realizada en diciembre de 2018.

 

El mandatario puntano descubrió un gran mural con el rostro de Carrillo, realizado por el Programa Pinta San Luis, de 16 metros de alto por 20 de ancho; delante del cual, una fotografía con las autoridades locales y nacionales, inmortalizó el histórico momento.

 

El ministro Katopodis consideró, “difícil ponerle palabras a semejante obra y sintetizar lo que significa la decisión de un gobernador de poner los recursos y prioridades en esta tremenda obra”.

 

En ese contexto, elogió la decisión de “no dejar en manos del mercado la gestión de la salud pública; es también lo que hizo su gobernador y equipo mientras los puntanos se cuidaban cumpliendo la cuarentena”.

 

Para el ministro de Obras Públicas de la Nación, esta obra “significa mucho orgullo y dignidad para este pueblo; cada puntano recibirá una prestación médica de calidad y se sentirá parte de un proyecto que hace muchos años viene transformando la vida de cada puntano”.

 

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, expresó su “emoción por ver como para nosotros siempre la salud fue una prioridad y este proyecto lo muestra; la salud es el centro del desarrollo y la justicia social, y por ello en este momento de tanta dificultad y esfuerzo, la salud pública y el rol del Estado es muy importante”.

 

La funcionaria, que visita por segunda vez la provincia, insistió en considerar a esta obra como “un orgullo para San Luis y la Argentina, porque traerá mucho más acceso a la salud de la gente” y reconoció que San Luis “es un ejemplo en la vacunación contra el Coronavirus, por su rapidez y porque el sector de la población más vulnerable, ya está protegida; el 100% de las dosis recibidas ya están aplicadas y notificadas, felicitaciones por eso”.

 

El jefe de Gabinete nacional también expresó su reconocimiento, al “trabajo físico y técnico de todos los que estuvieron involucrados en este proyecto; gracias Alberto por compartir este momento, es una bocanada de aire fresco, un respaldo político grande; gracias por tu generosidad”.

 

“Con mucho asombro vimos cómo surge de la nada este inmenso hospital y sueño, pero también como transmite ese trabajo de grupo y compañerismo, que hay en el Gobierno de San Luis”, valoró Cafiero, y aseguró que este hospital no existe “en ninguno de los lugares más ricos del país, fue una rebeldía del gobernador en épocas que se consideraba mal una inversión estatal en salud; ahora los más humildes se atenderán en un lugar de altísimo nivel y eso es gracias a una decisión política”.