beto

El casco que salvó la vida de Jorge "Beto" Altieri, un soldado argentino que combatió en Malvinas, se vende a través de internet a más de 500.000 pesos -unos 13.000 dólares- en el Reino Unido. Desde la Fundación No Me Olvides, aseguraron que las condiciones están dadas para que el veterano de guerra pueda recuperarlo.

"Desde la fundación nos vamos a comunicar con quien tiene el casco, hablaremos con quienes correspondan para que la venta no suceda. Vamos a buscar la forma necesaria para recuperarlo y devolvérselo a Altieri como corresponde", dijo Julio Aro, presidente de la Fundación No Me Olvides, institución conformada por madres de caídos en la Guerra de Malvinas, veteranos de guerra y civiles que adhieren a la causa.

La fundación está preparando un nuevo viaje para el 13 de marzo a Malvinas para las familias de los últimos soldados identificados y Aro aseguró que tienen "las mejores relaciones con el Reino Unido, con el embajador británico con Mark Kent, con los isleños y con todas aquellas personas que los ayudan con la atención de las madres" para cuando visiten el cementerio de Darwin.

“De saber algo puntualmente sobre esto (el casco en venta) ellos nos ayudarían sin duda a recuperarlo", aseguró. "Recuperar el casco es parte de mi vida. Gracias a ese pedazo de hierro salvé mi vida en combate", afirmó con emoción Altieri. El casco que se encuentra en venta por Ebay, por un coleccionista bélico inglés a un precio de 10.500 libras esterlinas, un equivalente a 13.000 dólares, pertenece al combatiente y lleva escrito en su interior "Beto" Altieri, quien fue herido de gravedad en la cabeza en la intensa batalla de Monte Londgdon.

"La última vez que tuve el casco fue el 12 de junio de 1982 cuando estaba combatiendo en el Monte Longdon. Cuando me hieren, que es cuando el casco me salva la vida, me llevan al pueblo y nunca más lo vi", contó Altieri. El casco fue perforado por las esquirlas de una bomba mortero que cayó cerca de él, mató a un sargento primero del escuadrón de exploración blindado Gvirtz e hirió a otro en la pierna.

"A mí me hiere en la cabeza produciéndome pérdida de masa encefálica del hemisferio izquierdo del cerebro, pérdida del ojo izquierdo y quedé con una hemiplejía en cara, un brazo y una pierna", explica el combatiente. "Toda mi vida le voy a agradecer a ese casco que me dio la posibilidad de seguir vivo y seguir luchando por todos los derechos de los veteranos de guerra", expresó Altieri.

Según cuenta el combatiente, después de ser herido, el casco es arrojado en Puerto Argentino y recuperado por un soldado inglés que combatió contra ellos y que se lo llevó como un trofeo de guerra a Londres. Cuando el soldado muere hace cuatro años, su familia es quien lo pone en remate.

Fue ahí la primera vez que Altieri logró saber de la existencia del elemento de guerra que le salvó la vida. El combatiente organizó junto con un amigo participar en el remate, en el que cerraron una operación por unas 400 libras, pero faltando un minuto para concretar la compra un nuevo comprador apareció y ofreció el doble. Hoy ese mismo inglés pide 10.000 libras más por el mismo elemento.

"Me gustaría recuperarlo no sólo por mi sino también para la sociedad porque llegado el momento quedaría en guarda en el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur o en el Museo de Malvinas del Regimiento 7 en la Plata, donde yo hice el servicio militar y fui a defender la patria", concluyó. 

Fuente: Crónica

 

 
 
 
 
 sanluisforresta
 
 tum
 
 productoresmerlo
 
 mapa la punta

Traductor/Translate

 
 
 
 ferranuevaaareal
 
 albertoanuncios
 
whatsapp noticia