Allí vive una pareja investigada. No han ordenado detenciones, por el momento.

Foto: Martín Gómez.

Por Redacción El Diario De La República

En todas hallaron elementos de interés para causa, como sellos, planos, mensuras y contratos. Hay ocho damnificados.

En todos los casos, los policías del Área Inteligencia Criminal, del Departamento Informaciones, llegaron con la mayor discreción posible: fueron en vehículos no identificables, y vestidos de particular. Pero saben que la razón de las requisas que practicaron en cuatro domicilios puede dar mucho que hablar: buscaban documentación que pueda guardar relación con una extensa investigación por estafas en la compra de terrenos. Están cerca de la réplica del Cabildo de La Punta; en el barrio “Juan Gilberto Funes”; en un loteo ubicado en la ruta 3, cerca del barrio 500 Viviendas Sur; en uno en proximidades a Franco Pastore y Río Turbio y en otro de la ruta 147, camino a San Juan. Hay, por ahora, ocho damnificados, que entregaron importantes sumas de dinero –algunas rondan los 50 ó 60 mil pesos–, o automóviles o motos, como parte de pago. Pero los investigadores no descartan que haya más víctimas y que se presenten en la Justicia ahora, al hacerse pública la causa.

En algunos casos, según informó una fuente, los estafadores utilizaron la red social Facebook para establecer contacto con los interesados. La posibilidad de comprar en “comodísimas cuotas” o el bajo precio –“ofrecían, por ejemplo, un terreno de mil metros cuadrados por 50 mil pesos”, refirió el informante–, atrajo y entusiasmó a varios compradores de buena fe, que creyeron hacer un buen negocio y cayeron en la trampa.

Después de darle el dinero al vendedor, se enteraron de que, en verdad, habían puesto plata por tierras que nunca serán suyas, dado que algunas son fiscales y otros no están en condiciones de ser vendidas ni escrituradas porque no se ha iniciado el juicio de posesión veinteañal.

 
 
 

Traductor/Translate