La secretaría de Deportes evalúa implementar nuevas disposiciones para preservar la seguridad de quienes asisten al complejo.

El domingo, luego que se disputara una competencia deportiva, se concretó un abuso sexual en el predio del Ave Fénix, según una denuncia que investiga la Justicia. La Comisaría 5º registró el caso que fue caratulado como “abuso sexual con acceso carnal”, y el juzgado de Instrucción Nº 2 a cargo de Jorge Sabaini Zapata, investigó en primera instancia.

El jefe de prensa de la secretaría de Deportes, Federico Oliva, expresó en dialogó con el medio que están “apenados por lo que pasó” y desean que “la Justicia aclare si fue abuso o una relación consentida”.

Asimismo destacó que la denuncia los instó a tomar nuevas medidas en la seguridad del complejo. “Así sea una relación sentimental, no está bueno que haya sucedido, porque el club es un lugar de encuentro familiar”.

Además aseguró que están “con la tranquilidad” de que el secretario de Deportes, Juan Funes Bianchi, tiene conocimiento de lo sucedido y que durante la jornada había gente cuidando el lugar. “Tenemos dos encargados permanentes”, indicó.

El jefe de prensa destacó que los trabajadores no ejercen una tarea “de guardia de seguridad”, sino que se desempeñan desde lo administrativo. Detalló que existe una falencia en el Ave Fénix, teniendo en cuenta que “si los empleados están en el polideportivo, puede pasar algo en la cancha de hockey, o si están en la cancha de rugby puede pasar algo en la de fútbol”.

Además estima que “no ha sido un hecho delictivo”, porque “no hubo gritos ni detalles que promuevan a sospechar de una violación”. “Estamos cuidando todo el tiempo y las luces andan en su mayoría”, manifestó.

Hay un sector que corresponde a la cancha de fútbol que no posee iluminación, a excepción de los días de competencias. “Desconozco si el domingo estaban encendidas”.

El día de los hechos, trabajaron dos jefes de área y al menos cuatro  personas de planta permanente y contratados de la secretaría. “Ya sea que estuvieran arreglando la luz, cortando el pasto, o manteniendo una pileta, estaban ahí”, aseguró.

El predio deportivo no cuenta con cámaras de seguridad, sólo hay en el ingreso, pero “la Policía patrulla cada sesenta minutos las instalaciones”. De todas formas esta situación ha escapado a la seguridad y ha dejado “descolocados” a los integrantes de la secretaría.

Hasta el momento no se han reunido con familiares de la víctima, pero sí con las personas que estuvieron ese día. En las conversaciones que mantuvieron dejaron en claro que “no vieron ni escucharon nada extraño”.

“Es la primera vez que pasa, de hecho, todos nuestros predios están protegidos, el trinquete de pelota paleta, por ejemplo, está cerrado y cuenta con cámaras de seguridad; el estadio Juan Gilberto Funes es custodiado por dos bomberos que viven sumado a los encargados”, justificó.

“No sabemos bien que pasó, veremos que determina la Justicia”, concluyó.

Fuente El Chorrillero

 
 
 
 
 

Traductor/Translate