Vecinos de la zona del bajo, como algunos sectores del alto se sumaron al reclamo de los  barrios nuevos, quienes aseguran que el agua llega turbia, negra y en mal olor.

Desde el municipio informaron, que esto se da por las lluvias acaecidas en toda la provincia donde los diques que proveen de agua a las plantas potabilizadoras están sobre cota y el agua que llega a la planta no se alcanza a potabilizar como habitualmente sucede. Esto se irá normalizando a través de las próximas horas dependiendo de las precipitaciones. Igual situación se está dando en Juana Koslay y en algunas zonas de la ciudad de San Luis, esto sucede cuando las lluvias son mayores a las esperadas, dado que las plantas de agua solo pueden retener el 60 % de los sólidos que ingresan a las mismas.

 
 
 
 
 

Traductor/Translate