Se acerca el otoño y, con él, se renueva la preocupación por prevenir la gripe. Esta enfermedad, también llamada influenza, es producida por un virus sumamente variable, que cambia constantemente y que es capaz de evadir el sistema inmunológico del organismo y causar una infección.

La Organización Mundial de la Salud estableció que este año, los virus de gripe circulantes en el Emisferio sur serán los de cepas A (H1N1), A (H3N2) y B/Brisbane y, por ello, las vacunas deberán inmunizar contra ellos.

El Hospital de La Punta informó a esta redacción,  que desde esta semana ya tienen las dosis para los niños bajo calendario de vacunación (6 a 24 meses), embarazadas, mayores de 65 años y quienes posean prescripción médica.

La forma más eficaz de prevenir la enfermedad y sus consecuencias graves es la vacunación, mientras más personas se vacunen, menos podrá propagarse el virus a través de esa comunidad.

El virus de la gripe es sumamente variable y cambia constantemente. Por ese motivo, es necesario aplicar la vacuna anualmente ya que la composición de la vacuna cambia de un año a otro para incluir las cepas más virulentas en reciente circulación. Los virus de la gripe cambian tan rápidamente que hacen que se deban modificar los virus incluidos en la vacuna para que sea efectiva.

La vacuna contiene virus muertos que no pueden causar la enfermedad; induce una respuesta inmunológica de manera que el cuerpo desarrolla los anticuerpos necesarios para defenderse de la gripe.

Aquellos que deban vacunarse se pueden acercar por el vacunatorio del hospital de lunes a viernes de 7.30 a 12.30 y de 13.30 a 18.00 hs.

 
 
 
 

Traductor/Translate