El martes Ofelia inició sus vacaciones. Tiene pensado recorrer el norte y centro de la provincia para concluir visitando los pueblos de la costa de los Comechingones. El martes pedaleó su primer tramo desde la ciudad capital hasta Nogolí. Mañana continúa rumbo a San Francisco del Monte de Oro.

La particular abuela pedalea sola: "Salgo sola, no me gusta en grupo porque para mí hay mucha competencia, el ego sale, salta. Yo disfruto mucho porque es un momento de mi vida, de las vacaciones, que me tomo también a veces para criticarme, para disfrutar, para ser feliz", dice la cicloturista bonaerence que ya tiene unos cuantos kilómetros recorridos por la argentina a puro pedal.

ofeliaint

"Yo pedaleo y vuelo, pedaleo y soy libre; voy a donde quiera, paro donde quiera", simplificó Ofelia sobre las sensaciones que le brinda este deporte recreativo. Anécdotas no le faltan; el contacto con la gente, otras culturas y los diversos paisajes que la esperan más adelante son el motor de su entusiasmo.

Desprovista de apuro alguno, Ofelia viaja relajada, incluso sin cuenta kilómetros, "Hago lo que puedo y hasta donde dé", responde a la típica pregunta de cuántos kilómetros recorre a diario. Pedalea sin presiones, con el solo fin de alcanzar las metas que se propone de un día para el otro y dejándose sorprender por lo que le depare el camino. Escucha sugerencias de los lugareños, pispea el mapa y se deja llevar por la intuición. 

Evitar la ingestión comidas típicas de los lugares que visita es uno de los recaudos principales que tiene en cuenta la turista solitaria: "Yo se que al otro día tengo que salir a la ruta y estar bien, sentirme bien.Y a parte estoy sola. Cuidar mi cuerpo es protegerme", explica Ofelia sobre su conducta alimenticia que la mantiene sana y fuerte para viajar en bicicleta.

Es la primera vez que transita San Luis y recordó algunas críticas para mejorar a nivel turístico: en la terminal de ómnibus tenían muy poca folletería informativa para ofrecerle y también destacó: "no me gustó mucho la atención de la gente".

El martes por la noche Ofelia se hospedó en Nogolí. Al día siguiente pedaleó por las sierras para conocer el dique, los ríos que lo nutren y los encantos escondidos de la zona. Mañana temprano volverá a cargar su portaequipaje con sus cosas; su carpa, sus marmitas, el calentador, la bolsa de dormir, sus herramientas y un montón de expectativas para dirigirse al norte hasta San Francisco, donde prevé quedarse otras dos noches para luego subir por los caracoles hasta La Carolina.  

Fuente: Notinogo

 
 
 

Traductor/Translate