panUn comerciante de los nuevos barrios tuvo un gesto que no pasó desapercibido ni por sus vecinos ni por las redes sociales.

Una nueva vecina del B° 900 viviendas tiene un pequeño comercio como tantos de los que hay en la ciudad. Con la humildad que caracteriza a personas solidarias, pidió disculpa si alguien se ofendía por lo que iba a proponer, “Donar el pan que le queda sin vender para no tirarlo, alguien lo puede necesitar, me da mucha pena que se pierda” fueron sus palabras, los elogios de los vecinos y usuarios de Facebook no tardaron en llegar. Un gesto para imitar. Quienes realmente lo necesitan o saben de alguien a quien podrían ayudar con este pequeño gesto el domicilio se encuentra ubicado en: Mza 12 – Casa 6 – Viviendas Color salmón

 
 
 
 
 

Traductor/Translate